Blog

En primera línea, de Gabriel Heras. La humanización de los cuidados intensivos en plena pandemia.

Se ha hablado mucho de lo poco preparado que estaba nuestro sistema sanitario para esta pandemia que ha desbordado y colapsado hospitales de todo el mundo. Sin embargo casi no se ha contado que hay un colectivo importante de profesionales sanitarios que llevan años preparandose, apostando por la Humanización de los Cuidados Intensivos. Liderador por Gabi Heras, médico intensivista, han dedicado buena parte de sus esfuerzos (y de su tiempo libre, me atrevo a contar) en los últimos cinco años a trabajar para la mejora de la asistencia en las UCIs de una manera integral, que incluye temas tan claves como el acompañamiento en la muerte, la salud mental de los profesionales o el repensar los espacios arquitectónicos hospitalarios para hacerlos más acogedores, saludables y bellos. No sabemos bien la suerte que hemos tenido de que les haya tocado precisamente a ellos esta pandemia, sin su trabajo de todos estos años la atención en pandemia hubiera sido infinitamente peor. Este libro, «En primera línea», de Gabriel Heras, escrito con la colaboración de Jerónimo Andreu, merece convertirse en un best-seller, lectura imprecindible y absolutamente necesaria para comprender lo que ha supuesto la pandemia en España.

Covid-19 como factor de riesgo de violencia obstétrica

Al inicio de la pandemia vimos como en muchos hospitales y maternidades se prohibió el acompañamiento en el parto, se decretó la separación rutinaria de recién nacidos y madres si había sospecha de infección por covid-19, se provocaron y aceleraron muchos partos, y en general se realizaron prácticas consideradas como violencia obstétrica

Mamíferas: el parto

Sandra D. Siachoque es madre, periodista y asesora de lactancia. Desde su experiencia en grupos de apoyo a la lactancia decidió hacer algo más para

Oxitocina versus coronavirus

Competir o cooperar. Confiar o temer. Compartir o pelear.  Acompañar o aislar. Al final solo hay dos estados: amor o miedo, y el uno es

Carta a paciente aislado(a): la fragilidad en la convalescencia

¡Es tan duro que para prevenir el contagio tengáis que estar tan aislados! Es tan doloroso y triste que tanta gente no haya podido acompañar a vuestros seres queridos en la muerte…Cuando lo pienso siento el nudo en la garganta y las lágrimas al borde de mis ojos…Y a la vez, creo que es importante nombrar que todo esto se está haciendo por amor y generosidad. Que, si has renunciado a ver a tus seres queridos enfermos, o a acompañarlos en la muerte, ha sido para evitar otros contagios, para salvar otras vidas. Si has puesto la vida de los demás por encima y por delante de tu deseo y necesidad de estar con tu ser querido en sus últimos momentos, has sido tremendamente generoso. Que no te atormente la culpa, por favor. Que podamos reconocer tu sacrificio y agradecértelo como mereces. Que sepamos ver tanta generosidad y altruismo, tanta entrega y tanto amor.

Suscríbete por email

Introduce tu email para recibir avisos de nuevas entradas en el blog.

Sígueme en:

Archivos