infancia, medicina, psiquiatria perinatal, violencia obstétrica
Comments 8

El maltrato a los recién nacidos

Hace unos meses fui invitada como experta a una reunión en la OMS, en relación a la nueva guía para los cuidados en el posparto. En la misma participó Emma Sacks, una investigadora del prestigioso hospital Johns Hopkins, que presentó este trabajo que me parece importantísimo.  El título habla por si solo: Definiciones del abuso y maltrato a los recién nacidos: revisión de la evidencia y tipología ampliada de los cuidados de maternidad respetuosos (Defining disrespect and abuse of newborns: a review of the evidence and extended tipology of respectful maternity care).

Por fin se empieza a nombrar e investigar todo ese maltrato a los recién nacidos que probablemente la mayoría de los/las que ahora somos adultos/as hemos sufrido en mayor o menor medida al nacer. Si, porque durante décadas eso, que ahora se empieza nombrar como maltrato, se consideró lo normal, lo bueno, lo que había que hacer. Zarandear al recién nacido, separarle de su madre, no hablarle, ignorarle, lavarle, no atender su llanto, meterle una sonda por la nariz por o por el ano, y un largo etc…

En su trabajo Emma Sacks revisa de forma sistemática todas las formas de maltrato recogidas en los estudios y las agrupa y ennumera:

  1. Abuso físico:
    1. azotar al bebé o meterlo en agua fría para la reanimación
    2. aspirarlo sin que haya una indicación médica
    3. procedimientos médicos innecesarios y dolorosos
    4. manipulaciones o sacudidas sin cuidado
  2. Abuso verbal
    1. Culpar a las madres por malos resultados neonatales o por tener una niña
    2. Calificar a los bebés pequeños, enfermos o con discapacidad como “defectuosos”
  3. Estigma  y discriminación:
    1. Discriminación a pacientes pobres, analfabetos o que pertenecen a minorías
    2. Considerar a algunos bebés “demasiado enfermos para ser salvados”
    3. Negar o amenazar con negar el cuidado a un bebé porque nació en casa
    4. Discriminación hacia los gemelos
    5. Discriminación hacia las niñas
  4. No ofrecer cuidados adecuados al estandar. Esta es la categoría más amplia, entre la que se incluyen:
    1. Separar inncesariamente al recién nacido de su madre/padre/cuidadora
    2. Que no haya suficientes profesionales para la atención a la madre y recién nacido
    3. Falta de atención y cuidados adecuados en el parto
    4. Abandono
    5. Falta de apoyo a la lactancia
  5. Mala relación entre profesionales y pacientes: aquí se incluye el hacer intervenciones o tratamientos al recién nacido sin consentimiento de los progenitores
  6. Limitaciones y restricciones del sistema sanitario
  7. Otras categorias: incluyen los aspectos legales y la atención a los bebés fallecidos en el parto
  8. Abuso sexual: es la única forma de abuso de la que reconocen no haber encontrado evidencia

En las conclusiones del trabajo, cito textualmente, dice:

La revisión reveló ejemplos de maltrato de recién nacidos en seis de las siete categorías. Las ocurrencias más frecuentes fueron la falta de realizar un estándar profesional del cuidado, el estigma y la discriminación, y las limitaciones del sistema de salud. Muchos casos del maltrato de recién nacidos fueron sobre la negligencia y cuidado sin consentimiento mas que el abuso físico o verbal directamente. Se identificaron dos categorías adicionales para los recién nacidos sobre la responsabilidad legal y el cuidado para las familias desconsoladas.

Se necesitan más investigaciones sobre la prevalencia de la falta de respeto, el abuso y la estigmatización de los recién nacidos y se necesitan más discusiones sobre cómo proveer cuidado de calidad para todos los pacientes, incluyendo los más pequeñitos y los más vulnerables.

No podía estar más de acuerdo, aunque creo que al artículo le falta nombrar como tendría que ser el buen trato. Ahora ando profundizando en este tema, y el trauma psíquico que deja este maltrato en los bebés. En una próxima entrada aportaré mis reflexiones sobre el buen trato a los recién nacidos y bebés,  así como la prevención y tratamiento del trauma del nacimiento. (Algunas de estas reflexiones las compartiré en el encuentro que la semana que viene tendremos en Guadarrama organizado por Via Láctea)

No me ha dado la vida para contar en este blog mi visita a la OMS, pero no quería dejar de señalar este trabajo que para mi fue lo mejor de todo. Eso, y encontrarme con la estatua de mi admirado Ignaz Semmelweis  en lugar preferente, con quien no puede dejar de fotografiarme.

Sede de la OMS en Ginebra

8 Comments

  1. Felicidades Ibone por tu trabajo incansable en defensa de los más vulnerables, los más maltratados y los más perjudicado de todos, los bebés en sus nacimientos.
    Mis años de recuperación de memorias de esa vivencia, me dejan claro las secuelas que se derivan de ello.
    Que suerte que te tengamos para hacer y llegar a donde otros-as no tenemos la posibilidad de llegar.
    Gracias por tu entrega

  2. Grácias Ibone.
    Es muy importante esto que acabo de leer!!!
    Ahora falta que se implemente…y de todos es sabido que es el paso más difícil.
    Lástima que no mencionen como maltrato el corte precoz de cordón.

    Te mando un abrazo muy agradecido y enoooooorme!!
    Besos

  3. Esti Garmendia says

    Gracias Ibone, leo tu entrada casi terminando de visionar el curso de psicología prenatal del Instituto y me siento tan sobrecogida, mi propia historia mezclándose con la historia de tantas personas…hay camino por recorrer, mucho, pero el sendero ya está señalizado!

  4. Olga poron says

    Llore cuando lo leí mi bebé fue víctima de este maltrato al nacer los miembros del grupo salud necesitamos de mucha educación son pequeños indefensos que llegan a este mundo y en vez de darles la bienvenida reciben maltrato

  5. Elisabeth Gavilán says

    Muchísimas gracias, Ibone, por tu incansable trabajo por la salud mental de todas las personas. Cuando fui niña y mi madre me comentó que ella vio cómo se maltrataba a sus bebés recien nacidos yo ya me asusté mucho, tan hondo que no me lo olvidé nunca. Mi trabajo de consejera de LLLI y como trainer del Programa Internacional de Desarrollo Infantil (ICDP, de Noruega) me confirma mucho mi sospecha que todos y todas las que nacimos en hospitales, padecemos de secuelas de esa violencia, y que eso afecta nuestra salud mental para toda la vida. Mucho hay que hacer hasta que nuestra sociedad (la occidentalizada, la industrializada, la sumisa a la violencia estructural y cada vez mas visible) realmente se merezca ser llamada “humana”. – Que sigas siempre tu trabajo tan pero tan IMPORTANTE!!!

  6. Isabel Espiga says

    Genial Ibone!!! Tan comprometida y constante como siempre y durante tantos años…….Eres admirable y valoramos enormemente todo tu esfuerzo, profesionalidad y rigor. Gracias, gracias, gracias

  7. Isabel Espiga says

    Genial Ibone!!! Tan comprometida y constante como siempre y durante tantos años…….Eres admirable y valoramos enormemente todo tu esfuerzo, profesionalidad y rigor. Gracias, gracias, gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.