Querida matrona:

¿Cómo estás? He hablado con varias compañeras tuyas, otras me han escrito. Me han hablado de vuestra impotencia y frustración, de vuestro agotamiento, de vuestra entrega. Del durísimo trabajo que estáis afrontando en los paritorios desde que llegó el coronavirus. De como han ido cambiando las prácticas, de como se han cerrado algunos paritorios y a más de una os han trasladado a puestos de enfermería, en UCI incluso. De cómo os habéis peleado para defender vuestro trabajo, pero sobre todo para defender a las mujeres y a los bebés. Para proteger los partos y nacimientos, para lograr que las mujeres estén acompañadas en ese momento sagrado que es el parto, para que los bebés no sean separados de sus madres nada más nacer. Por eso siento la necesidad de escribirte, para darte las gracias.

Gracias de todo corazón. Lo escribo y se me saltan las lágrimas pensando en ti, en todas las amigas matronas que hay en mi vida (que suerte la mía). Me ha emocionado que os hayáis movilizado, que os hayáis plantado, que os hayáis negado a ejercer violencia obstétrica con la excusa de la pandemia. Gracias infinitas por decir esto alto y claro:

Hoy te han robado tu parto. Una decisión arbitraria y sin avales científicos lo ha hecho. Porque se nos llena la boca de igualdad, pero igualdad de postureo, de consignas huecas y propaganda. Porque a la hora de la verdad es a ti, mujer, a la que dejan sola a los pies de los caballos. Una matrona.

Es tan importante lo que estáis haciendo. Sé que lo sabes, pero también siento que no todo el mundo lo sabe, ni siquiera todo el feminismo lo sabe. Vuestro trabajo con y para las mujeres es importantísimo, vital. Os necesitamos siempre.

Están siendo tan duras las noticias en esta pandemia. Tanto miedo en las gestantes; me cuentas que muchas llegan tan asustadas a parir…Que suerte que se encuentren contigo, con tu sonrisa aun con la mascarilla, con tu bella mirada que rebosa admiración por las mujeres y confianza en sus partos, con tu profesionalidad.

Ojalá de esta crisis salgáis reforzadas, fortalecidas, empoderadas. Ahora que los hospitales se han convertido en lugares con alto riesgo de infección, creo que hay que poner sobre la mesa la urgencia de implantar casas de partos atendidas por matronas, como en otros países europeos, por todo el territorio. Tal vez sea ahora el momento de empezar implantando hoteles de parto, donde las mujeres puedan dar a luz sin pisar el hospital mientras son atendidas por matronas expertas. En cualquier caso tendremos que celebrar como se merece vuestras victorias en este tiempo, al haber peleado y conseguido que las mujeres puedan parir acompañadas . Ole por vosotras. (Por cierto, a ver cuando se logra esto también en todas las cesáreas!)

Cuando me cuentas que sigues ahí, de guardia otra vez, dándolo todo…Pienso en tu cansancio, ese que tu me dices llevas bien gracias al chute de oxitocina que te da cada parto respetado…Lo sé, pero creo que no es suficiente. Creo que necesitas mas descanso, más salario, mas reconocimiento, más cuidados, más apoyos. Incluso terapia, más ahra que nunca, para prevenir el estrés postraumático.

En fin, por hoy solo quería darte las gracias de todo corazón.

Con amor

Ibone

PD: Ilustración regalo de Susanna Carmona

Si te gusta, comparte

Share on facebook
Share on twitter
AVISO: No se aprobará ningún comentario que incluya insultos.

2 comentarios en “Carta a matrona en pandemia”

  1. Querida Ibone, gracias por tus palabras. Te explico mi visión desde la posición de comadrona domiciliaria: Un alud de peticiones de parto en casa imposibles de
    asumir. Las gestaciones se estan alargando mas de la media y los partos son a menudo menos fluidos, menos fáciles en general. El miedo y la situación surrealista, las visitas previas por skipe, la comadrona con mascarilla y sin abrazos… cuesta más generar oxitocina. Intento suplir la falta de contacto con miradas y buenas palabras.
    Aún y todo hoy en día más que nunca el parto en casa es la mejor opción.
    Un abrazo¡

  2. Esta semana he llorado de impotencia por lo que ocurre en las maternidades de chile, siento que retrocedimos en algo que tanto nos ha costado como profesionales lograr.

    Solo me queda la esperanza de que esto es momentaneo y todo va a volver a la normalidad y cada mujer que tenga su parto será como lo merece!!

    Un gran abrazo a todas las que se sienten como yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *