La violación intraparto también es violación

Ahora que respiramos aliviadas porque el Supremo ha reconocido la Manada violó en grupo (gracias infinitas a la víctima por su denuncia) he leído que se abre la posibilidad de cambiar el Codigo Penal en lo referente a los delitos sexuales. Creo que ha llegado el momento de que nombrar, visibilizar y legislar sobre la violación en el parto. Si, siento tener que decirlo: estando de parto te pueden violar. Y no va a ser de noche en un callejón cuando nadie te ve ni te oye gritar. No, por desgracia la violación intraparto sucede a plena luz del día y hasta en los mejores hospitales.

Definición penal de Violación: «Agresión sexual consistente en el acceso carnal por via vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías«

Porque introducir «algo» en la vagina de una mujer sin su consentimiento es violación. Porque que uno o varios desconocidos metan sus manos en la vagina de una mujer para ver como tiene el cuello del útero cuando ella está suplicando «¡NO por favor, NO por favor!» es violación.

¿Como no va a ser violación que una persona te meta los dedos en la vagina sin tu consentimiento? ¿Porqué no se entiende? Tal vez porque la persona que mete los dedos hasta el fondo de la vagina es un profesional de la medicina o de la matronería. Pero ¿acaso cambia eso algo? Llamarlo examen vaginal, cuando se realiza sin consentimiento, es un eufemismo bastante cínico. Que digan que lo hacen por el bien del bebé es el colmo: para el bebé también es una agresión que alguien introduzca sus dedos en la vagina de su madre sin su consentimiento.

Los exámenes vaginales en el parto son peligrosos: con cada uno que se realiza aumenta el riesgo de infección. Aunque se hagan con guantes, da igual, siempre conllevan introducir bacterias del exterior de la vagina hasta el cuello del útero; más peligroso aún con las bacterias tan resistentes que hay en los hospitales. ¿Cuántos recién nacidos sufren graves infecciones al poco de nacer por culpa de esos exámenes vaginales? Muchos, pero cuando ingresa un bebé en la UCI neonatal  por infección tras el parto nadie le pregunta a la madre cuantos examenes vaginales le han hecho estando de parto.  Repito, los examenes vaginales intraparto son muy peligrosos; confío en que de aquí a unos años estarán tan erradicados como el tabaco en los hospitales.

Además el resultado para muchas mujeres es devastador, ya que suponen un verdadero examen sobre su capacidad de tolerar las contracciones del parto. La que saca un «estás de 2 cm» siente que no va a poder aguantar el parto, has supendido. la que saca un «9cm» se alegra como si le hubieran dado un sobresaliente. Es ridícula la noción de que todos los cuellos uterinos en el parto se dilaten hasta 10 cm, tanto como decir que la planta del pie de todas las mujeres del mundo de parto mide lo mismo. Es un concepto obsoleto pero sobre todo muy perjudicial. Todo esto no se entiende y no se ve, así que ahora nos toca explicarlo. Sobre todo explicar lo más importante: que si una mujer de parto no quiere que le hagan un examen vaginal nadie tiene derecho a hacérselo.

Y a mi ahora lo que me gustaría es que lo entendierais todas las compañeras y compañeros feministas: meter los dedos en la vagina a una parturienta sin su consentimiento es violación. Violencia obstétrica pura y dura. Lo que pasó recientemente en el HUCA de Oviedo, donde un juez autorizó a unos médicos a inducir un parto y a hacer exámenes vaginales sin el consentimiento de la mujer, espero un día no muy lejano una sentencia también lo califique como lo que fue: violación. No es No, también en el parto.

Para saber más: ¿Son útiles los tactos vaginales?

 

Si te gusta, comparte

Share on facebook
Share on twitter
AVISO: No se aprobará ningún comentario que incluya insultos.

47 comentarios en “La violación intraparto también es violación”

  1. Laura López Fuentes

    Querida Ibone.
    Queridos todos,

    Soy madre, de 3, sólo eso. Todo eso.
    A todas las personas que dudan de las mujeres decirles que somos capaces, que confien en nosotras. Que no hagan nada hasta que la situación lo requiera.
    No hacer nada es eso, nada. Sólo estar. Estar para cuando haga falta, estar para cuando sea urgente. Mientras no haga falta, sólo permanezcan quietos y sin molestar.
    Una sociedad que habla del parto como un acto médico, como la extracción de una muela o una operación, es aquella que no entiende que somos capaces de hacerlo.
    Pero ese es el problema de este debate, que no se cree en nuestra capacidad. Alguien nos tiene que salvar de nosotras mismas.
    Alguien tiene que hacer algo para que no nos duelan las contracciones incluso cuando no nos importa que nos duela (por poner un ejemplo).
    A veces lo que queremos es una mirada que diga «aquí estoy yo confío en ti».
    No hace mucho dije en una entrevista que es más fácil tener un parto medicalizado que sin medicalizar en nuestro país. Es más fácil que aquellas mujeres que quieren ese tipo de parto (y que están en su derecho de hacerlo así) tengan más opciones de que las que no quieren que intervengan.
    ¿Por qué? Porque al sistema sanitario en general le cuesta cambiar el paradigma y partir de que somos capaces.
    Cuando acabe eso, cuando crean en nosotras muchos más de los que no creen, entonces no habrá que hablar de violencia obstétrica.
    Porque la violencia obtétrica existe porque hay mujeres que no quisieron cosas que si hicieron en su cuerpo.
    Parir sin que nadie, nada más que tu cuerpo y tu bebé te guien, es posible. Dejen de pensar en el parto como algo patológico.

    Y no lo olviden, a los que se piensan que nos salvan de nuestra locura, las primeras que queremos lo mejor para nuestros hijos somos las madres. Y pase lo que pase, siempre serán nuestros.

    Gracias Ibone, personas como tú hacen falta siempre.

    1. Se está tergiversando demasiado el asunto, nadie habla de que la mujer pueda o no tener un parto, es evidente que la mayoría cree y de hecho la mayor parte de las mujeres puede tener un parto; pero en pleno siglo XXI es un enorme RETROCESO no vigilar médicamente situaciones que eran causa de muerte en mujeres y recién nacidos, por qué créame, la humanidad ya vivió sin vacunas, sin medicamentos, sin control prenatal, sin vigilancia médica del trabajo de parto, y eso fue en la Edad de Piedra; y la esperanza de vida era de apenas 30 años; en verdad queremos volver a eso? En verdad vamos a seguir diciendo “las vacunas son veneno” “las medicina son son inútiles” “la revisión en el TO es violacion”? Si es así, de verdad que no se para que estudie medicina, no se para que me desvelo, no se para que me pierdo de mi familia y amigos por estar de guardia, si ahora la gente cree saberlo todo (incluyendo temas médicos) y a la vuelta del día (gracias a textos como estos) me van a acusar de violador.

  2. En mi segundo embarazo (el primero murió antes de nacer) tuve un sangrado abundante durante unos días, al ir a la ginecóloga le pedí que me hiciera una eco normal, no vaginal. Intentó persuadirme de varias formas y ante mi negativa me dijo q no me la haría de otra forma.
    Me tuve que ir sin ecografía, sin saber si mi bebé seguía con vida porque no quería que me introdujera nada en la vagina.

  3. Al observar los comentarios, me llama la atención que los que defienden como leones voraces las intervenciones durante el parto son HOMBRES, ellos nunca estaran viviendo en carne propia un parto, ni serán forzados a soportar un tacto sin su autorización.
    Ahora hasta para ellos es mas fácil detectar los problemas de próstata con un simple exámen sanguíneo porque se sienten perder su «hombría», sin embargo las mujeres tenemos que seguir soportando que nos tengan con las piernas abiertas para «cuidar» nuestra salud. Machismo le llaman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Ibone Olza .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Raiola Networks.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies