medicina
Comments 8

La vida paciente

Photo by Brian Jones on Unsplash

Ser paciente es ejercitar la paciencia.

A finales de enero me operaron la rodilla en un gran hospital público. Recambio de ligamento, sutura de menisco, costura de tendones. No me ha quedado otra que parar, reposar y dejarme cuidar. Los puntos y las heridas. La rodilla hinchada y el cuerpo dolorido. Gratitud hacia el o la donante del tendón que ahora me sostiene. También, y sobre todo, a la bendita sanidad pública que tenemos, verdadero milagro nuestro de cada día.

La vida paciente transcurre en las salas de espera. En los ascensores. En una camilla o en una silla de ruedas. En la cama. Viendo nevar por una ventana de la infancia. Recuperando el tiempo perdido a base de no hacer nada. Casi nada.

Divagar. Desplomandome, lloro cuando el dolor me quiebra. El dolor trae la fragilidad y, como bien, me señaló una amiga, esa fragilidad en los demás moviliza la compasión y la ternura. Hay algo delicado y me atrevo a decir bonito en toda convalescencia. Una manera de estar que nos detiene. Un volver atrás a aquellos tiempos ya lejanos de conversaciones alargadas e ininterrumpidas.

Lo de fuera me resulta lejano, ruidoso, casi ajeno. El ruido  y la crispación que percibo en las redes sociales se me antojan vacíos y nada apetecibles. He vuelto a leer novelas y a didrutar películas francesas. No hay mal que por bien no venga.

Me siento oruga. Extraña incertidumbre, sin saber que forma nacerá esta vez. La transformación siempre se manifiesta. Un año más, toca florecer en primavera.

8 Comments

  1. Precioso, Ibone, un poema en prosa. Todas las convalecencias, todos los parones forzosos nos obligan a respetarnos. Si además coincide con el invierno mejor que mejor, así se cierra un ciclo vital natural y el renacimiento junto al despertar de la primavera potenciará el efecto crisálida. Te deseo desde el fondo de mi corazón muchas puertas abiertas llenas de amor, libros, pelis, abrazos, besos… Te mando un achuchón acogedor de hermana osa desde esta Mallorca mágica, desde mi paraíso. Cristina Bonhomme

    El ds., 16 de febr. 2019, 11:33, Ibone Olza va escriure:

    > I.O. posted: ” Ser paciente es ejercitar la paciencia. A finales de enero > me operaron la rodilla en un gran hospital público. Recambio de ligamento, > sutura de menisco, costura de tendones. No me ha quedado otra que parar, > reposar y dejarme cuidar. Los puntos y la” >

  2. *** Ibone, hay una falta mía, donde pone “respetarnos” debe poner “respetarnos”. También queda bien lo que el texto predictivo ha seleccionado, pero mi intención era la otra. Lo dicho, un abrazo enorme Cris

    El ds., 16 de febr. 2019, 11:54, Cristina Bonhomme va escriure:

    > Precioso, Ibone, un poema en prosa. > Todas las convalecencias, todos los parones forzosos nos obligan a > respetarnos. Si además coincide con el invierno mejor que mejor, así se > cierra un ciclo vital natural y el renacimiento junto al despertar de la > primavera potenciará el efecto crisálida. Te deseo desde el fondo de mi > corazón muchas puertas abiertas llenas de amor, libros, pelis, abrazos, > besos… > Te mando un achuchón acogedor de hermana osa desde esta Mallorca mágica, > desde mi paraíso. > Cristina Bonhomme > > El ds., 16 de febr. 2019, 11:33, Ibone Olza > va escriure: > >> I.O. posted: ” Ser paciente es ejercitar la paciencia. A finales de enero >> me operaron la rodilla en un gran hospital público. Recambio de ligamento, >> sutura de menisco, costura de tendones. No me ha quedado otra que parar, >> reposar y dejarme cuidar. Los puntos y la” >>

  3. Teresa Escudero Ozores says

    Besos de mariposa para ti y tu rodilla. ¡¡Que el reposo te sane y renueve, queridísima Ibone, que bien lo mereces!!

  4. Ana Cristina Pellicer says

    Invicta.
    Aunque la paciencia deba aparecer como un antojo inconveniente,
    Bendita parada que detiene y permite crear visiones nuevas.
    Con paciencia, con calma.
    Enhorabuena, esa parada te permitita recoger cosecha nueva.

  5. Cristina Taberna Carvajal says

    Te deseo que aproveches bien ese bendito descanso; tuve la suerte a tu edad de romperme la pelvis, y lo recuerdo como una de mis mejores temporadas de la vida, Nadie me entendía … ahora se, que por lo menos hay alguien que si. Un abrazo

  6. Dova Hernandez says

    Paciencia. Esa gran virtud olvidada. El poder atravesar situaciones sin nerviosismo y con calma.
    Que maravilloso tiempo de lectura, largas conversaciones, películas pendientes y tareas deseadas en cada minuto de actividad.
    Disfruta de aquellos que te cuidan, de ser cuidada, aunque haya dias duros y con dolor. Aunque haya ratos en que no puedas más.
    Saborea la parada. Te dejará una visión diferente de la marcha.
    Cuídate!
    Un abrazo
    Dova.-

Responder a lesjoiesdelacastafiore Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.