Ilustración de Inés Burgos para el libro Hermanos de leche

Porque cuando tuve a mi primer hijo me dí cuenta de que en seis años estudiando medicina no me habían enseñado nada sobre lactancia, aunque sí sobre fórmulas artificiales. Porque amamantar a mis hijos me reconcilió con mi cuerpo y me ayudó a sanar las heridas de tres partos muy traumáticos. Porque las madres de Via Láctea me ayudaron de forma gratuita y generosa cuando mi bebé estaba atado en una incubadora y ni siquiera nos permitían tocarle, ahí sentí la importancia de los grupos de apoyo madre a madre. Porque todavía no sabemos la cantidad de sustancias maravillosas que lleva la leche materna. Porque la lactancia es gratuita, ecológica y portátil. Porque demasiadas madres ven truncado su deseo de amamantar por culpa de la ignorancia de los profesionales, o aún peor, del marketing de las leches de vaca que vende la industaria farmaceútica. Porque la lactancia es un abrazo continuo, que asegura millones de caricias  y facilita la crianza. Porque creo que la psicología evolutiva tendrá que ser reescrita partiendo de los niños y niñas que han sido amamantados durante años, y sólo entonces podremos empezar a conocer las secuelas del destete temprano que la mayoría de nosotros sufrimos. Porque creo que las madres que desean amamantar merecen muchísimo más apoyo y reconocimiento del que reciben. Porque siento mucha tristeza cuando veo mujeres jóvenes con los pechos llenos de silicona y lamento que no hayan podido crecer en una cultura que celebre la lactancia. Porque deseo que otras madres y niños y niñas puedan disfrutar tanto de la lactancia como yo y mis hijos. Porque me encanta seguir aprendiendo e investigando sobre lactancia. Porque he visto como la lactancia puede prevenir e incluso curar algunos trastornos mentales. Porque se tergiversan y no se difunden los riesgos que tiene la lactancia artificial…etc etc. Podría seguir durante horas y horas, pero lo puedo resumir en una: porque dar de mamar es AMAR.

Para celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna todas las entradas de este blog versarán sobre lactancia desde hoy hasta el siete de agosto.

Si te gusta, comparte

Share on facebook
Share on twitter
AVISO: No se aprobará ningún comentario que incluya insultos.

25 comentarios en “Por qué soy lactivista”

  1. Me encanta darle el pecho a mi hija de dos años y medio. Soy feliz por ello porque se que le estoy dando un regalo para toda su vida.

    Por otro lado,no se trata de demonizar a las madres que dan el biberón pero la sociedad no esta acostumbrada a ver madres dando el pecho y es una pena, se nos ve como raras o como algo obsceno darlo en publico.

    La naturaleza es muuuuy sabia, no nos creamos mas listos que ella.

    Un saludo

    http://Www.disfrutandojuntos.blogspot.com

  2. Pingback: SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA MATERNA 2012 | El Blog Alternativo

  3. Mi niño tiene ya 18 meses y seguimos. A pesar de que por su corazoncito que tuvieron que operar, no pude amamantarlo al nacer (falta info para las mamas que no podemos immediatamente amamantar), me saque la leche desde el primer dia, y aqui seguimos, hasta que el quiera.

  4. Ah, olvide decir, yo amamanto a mi niño por la calle porteandolo, o sentada en cualquier sitio, y la gente nos mira, si, pero no percibo que sea mal, ni he recibido comentarios de que sea algo malo. La gente se sorprende, pero no creo que miren mal. O sera que yo estoy tan contenta cuanod amamanto a mi niño que ni lo veo

  5. Creo que Ibone ha hecho un perfecto resumen de lo que es ser lactivista y creo que lo más importante es como ha dado en el clavo con el tema de la falta de formación que tienen los profesionales médicos sobre lactancia. Falta de formación o ignorar directamente lo que ya saben. La LM no les paga congresos médicos como si hace Nestlé -por poner un ejemplo-.
    La información es vital para amamantar, desde acabar con bulos como los de 10 minutos en cada pecho cada 3h, que aún hoy se repiten en las consultas de pediatras… y no sólo estos, también los que critican la lactancia prolongada (esto de «prolongada» ya es erróneo), el amamantar en público -museos donde te invitan a salir -cosa que no hacen si das el bibe-, etc.

  6. Desde El Bagul dels Jocs defendemos la lactancia materna, valoramos la importancia de la leche artificial como herramienta en los casos en que no se pueda o quiera amamantar, pero sobretodo valoramos el poder de la información veraz y actualizada sobre las dos opciones de lactancia para que las madres puedan decidir, conociendo todos los detalles, qué opción deciden para alimentar a sus hijos.

    ¡La información nos hace libres! nos da la opción de conocer, valorar pros y contras según nuestras necesidades o deseos, para así escojer la mejor opción.

  7. Pingback: Porquesoy lactivista (Extraido del blog de Ibone Olza) « XANA SPACE

  8. Ibone, solo decirte que me ha encatado tu post… soy madre de tres niños… Hay muchos que te aconsejan lactar pero son muchos más los que te remiten al biberón, el desconocimiento y la ignorancia son muy grandes con respecto a esto, y la sociedad, en ocasiones, presiona muy negativamente… Con mi primera hija no tuve la maravillosa oportunidad de amamantarla, es adoptada, llegó a nuesro hogar con solo 3 semanitas de nacida y, aunque varias amigas me aconsejaron ir a un centro de nacimiento natural de mi ciudad para que me ayudaran a estimular mis glándulas y que comenzaran a producir leche, fui una tonta y una cobarde, por mi problema de tiroides me dió miedo hacer uso de hormonas y me lo perdí, solo tomó leche de fórmula, la verdad que viendo en retrospectiva, me arrepiento pero, ya tiene 7 años y nada puedo cambiar… cuando después quedé embarazada (milagro!!! ya que se suponía que no podíamos tener hijos) tuve a mi segundo hijo y lo amamanté 9 meses (así lo quiso él) pues se aburrió del pecho al comenzar a comer verduras 🙁 … y con mi tercera bebé, y ya viviendo en otro país, el pediatra jamás me puso límites, sino que me alentaba a continuar, me decía: mientras no estés trabajando y no te compliques, no dejes de darle el pecho… esta bebita fue amamantada hasta casi el añito y puedo decir que hay verdaderas diferencias en cuanto a la salud de la primera y la tercera… Un saludo! Y arriba la teta!!! 😉

  9. Pingback: Lactivista indignada | Ibone Olza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *