Unai tomando el pecho de Azucena, amiga de su madre

En la mayoría de libros, artículos, folletos, etc. sobre lactancia se suele omitir esta información básica: a los lactantes les chiflan las tetas. Todas las tetas, muchísimo. Tanto es así que si pueden probar la leche de otras madres además de la suya propia se muestran encantados. Por otra parte a numerosas madres la idea de amamantar esporádicamente a otros lactantes además del suyo (o suyos) propio también les parece muy atractiva. De hecho para más de una es un sueño hecho realidad. Hace ya tiempo que vengo observando varias conductas en madres y lactantes que me hacen pensar que la lactancia compartida es parte de la norma biológica, lo que ha previsto la naturaleza. Una ha sido comprobar como los lactantes de más de un año, cuando están en brazos de una mujer que no es su madre pero sí de su confianza a menudo buscan el pecho con todo el descaro del mundo. Toquetean, cabecean, meten la mano, juegan…Según la naturalidad con que reaccione la mujer en cuestión tendrán o no éxito en conseguir lo que buscan, que es simple y llanamente tomar el pecho de otra madre o incluso de una abuela. También he visto como esos mismos lactantes de uno, dos o más años sonríen con deleite y admiración si alguna mujer distinta de su madre desnuda su pecho delante de ellos: la boca se les hace agua, o mejor dicho, leche. Los lactantes de menos de un año también pueden mostrar este interés por pechos ajenos, pero más raramente o con menos descaro por decirlo de alguna forma.

Unai con Paula, su madre

Otra de las conductas espontáneas que he observado es que a muchas madres que amamantan o han amamantado, en presencia de un lactante que llora les sale instintivamente el ofrecerle el pecho. Claro que la mayoría de las veces se reprimen por temor al que dirán, pero las ganas ahí están y creo que tienen que ver con esa misma norma biológica: algo que nuestra naturaleza ha previsto que hagamos espontáneamente porque es bueno para la supervivencia de la especie. Por eso me irrita tanto la frase de «te está usando de chupete«. Es justo al revés: el chupete es el sustituto del pezón. Si las mujeres entendiéramos que nuestros pezones sirven de consuelo y nutren, no sólo durante la lactancia ni exclusivamente para nuestros bebés, más abuelas, amigas, tías ofrecerían ese consuelo espontáneo a los bebés de sus hijas, amigas o hermanas. Claro que entonces habría menos viajes urgentes a la farmacia a comprar ese chupete extraviado…No hace tanto que la lactancia compartida era la norma en muchos pueblos y aldeas de nuestro país. Si tenían que desplazarse o ausentarse las madres dejaban a sus bebés lactantes al cuidado de otra mujer que también estaba amamantando para asegurar que su bebé recibiría los mejores cuidados en ausencia de la madre.

Creo que para los lactantes tomar leche de otras madres es algo espontáneo, natural, igual que succionar otros pechos incluso si estos ya no producen leche. Lo raro es no hacerlo. Pero por desgracia todavía falta mucha teta y mucha cultura de lactancia.

Con la lactancia compartida se crean los preciosos vínculos de leche: hermanos y hermanas de leche, tema que dejo para un próximo post. Os dejo dos videos preciosos: uno de Salma Hayek amamantando a un bebé en Sierra Leona, mientras cuenta la tradición de lactancia compartida entre las mujeres de su familia. Otro fantástico de niños y niñas pidiendo lo que quieren. Y lanzo dos preguntas: ¿habéis compartido vuestra lactancia con bebés de amigas, hermanas, primas etc.? Sin estar amamantando, ¿habéis ofrecido el pecho a un lactante como consuelo? ¡Contadlo!

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=1Ba-xwnmUuY]

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=2ejL2lAtIBc]

Si te gusta, comparte

Share on facebook
Share on twitter
AVISO: No se aprobará ningún comentario que incluya insultos.

72 comentarios en “Lactancia compartida”

  1. Pingback: Quien tiene un primo tiene un tesoro - A mum, a dad, a son... by a big rock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *