maternidad, medicina, parto, violencia obstétrica
Comments 38

Carta abierta a María Luisa Carcedo, ministra de Sanidad

Estimada colega:

Soy una compañera médica especializada en psiquiatría infantil y perinatal. Llevo más de diez años participando como experta en la Estrategia de Atención al Parto Normal del Ministerio de Sanidad. Usted no me recordará, pero nos conocimos brevemente hace apenas cuatro meses, cuando nos recibió y agradeció haber respondido a su invitación. Se lo recuerdo: presidió la reunión del grupo de expertos en salud sexual y reproductiva y, entre otras cosas, nos explicó su intención de relanzar la Estrategia de Atención al Parto Normal y de seguir promoviendo los derechos de las mujeres. Fue una gran alegría saber que, después de años de parón, había de nuevo al frente alguien preocupado por la salud y los derechos de las madres y los bebés, como sucedió en 2007, cuando se lanzó la estrategia, y durante los años posteriores. Especialmente porque la situación en nuestro país dista mucho de ser idílica: seguimos teniendo unas tasas de inducciones y cesáreas innecesarias altísimas, sobre todo en la sanidad privada, y queda muchísimo por hacer para conseguir una atención al parto de calidad y respetuosa con las madres y bebés, como bien saben las profesionales del Observatorio de Salud de las Mujeres (OSM) del Ministerio de Sanidad.

Esa alegría y esperanza se han desvanecido por completo al leer en prensa sus declaraciones de ayer sobre el caso de Oviedo, en las que apoya la decisión de la jueza de impedir a una mujer parir en su casa y mete el parto en casa en el mismo saco que el movimiento antivacunas para a continuación decir que es una moda y un retroceso. Le escribo pues como médica porque creo importante explicarle varios puntos:

  • Que una mujer pueda rechazar cualquier tratamiento que le ofrezcan los médicos es el principio fundamental de la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, Básica reguladora de la autonomía del paciente que defiende el “Derecho inalienable a la libertad individual del usuario” En su Artículo 8, sobre consentimiento informado, la ley establece que: “toda actuación en el ámbito de la salud de un paciente necesita el consentimiento libre y voluntario del afectado, una vez que, recibida la información prevista en el artículo 4, haya valorado las opciones propias del caso”. ¿Por estar en la semana 42 de un embarazo, pierde una mujer un derecho inalienable? Lo que ha sucedido es gravísimo señora ministra. Una mujer informada y en pleno ejercicio de sus facultades mentales rechaza una inducción de parto y la policía, autorizada por la jueza, va a buscarla a su casa para llevarla al hospital en contra de su voluntad. ¿Usted como médica de familia lo ve normal? ¿Lo apoya? ¿En qué ley se basa? Desde el punto de vista médico lo único justificable hubiera sido someter a la mujer a una valoración psiquiátrica si hubiera alguna duda sobre su estado mental. Pero sabiendo que es una mujer lúcida, inteligente y bien informada no cabe ninguna posibilidad de someterla a un tratamiento en contra de su voluntad, incluso si un obstetra alude al posible riesgo que corre el feto. (Riesgo que con frecuencia se exagera para hacer intervenciones innecesarias, lo que llamamos jugar “la carta del bebé muerto”). Que usted como médica y ministra de Sanidad no comprenda este punto me parece extremadamente preocupante. No obstante, confío en que los tribunales darán la razón a esta mujer cuando esté en condiciones de denunciar la tremenda agresión y violencia obstétrica que ha sufrido en su parto. Es terrible y tristísimo que en un país donde tantas mujeres mueren asesinadas por sus parejas, la policía se dedique a acosar y secuestrar a embarazadas por orden médica y judicial.
  • Desde que usted es ministra, el ministerio ha apostado por defender la evidencia científica contra viento y marea. ¿Cómo puede meter en el mismo saco el parto en casa y el movimiento antivacunas? No tienen nada que ver, aunque obviamente habrá personas que defiendan ambas cosas. El parto en casa con una matrona viene avalado por la evidencia científica, ha demostrado su seguridad en infinidad de estudios y metaanálisis y es práctica recomendada por instituciones tan serias como el National Health System del Reino Unido. (Le recomiendo lea esta investigación británica publicada en el BMJ). Nada que ver con el movimiento antivacunas que no está avalado por ninguna evidencia científica. Como médica de familia debería estar mejor informada, y como ministra mejor asesorada, antes de hacer declaraciones que echan por tierra el trabajo de muchísimas matronas y obstetras, profesionales comprometidos con la mejora de la atención y la defensa de los derechos de las mujeres.

Por último, como médica, debería también saber el enorme daño que supone para una mujer embarazada que le vaya a buscar la policía a casa para llevarle al hospital a parir.  Va en contra de nuestro elemental Primum non nocere. Meterle semejante miedo en el cuerpo es una agresión a ella y a su bebé en un momento único en el que todo queda profundamente grabado. Ninguna mujer al final de su embarazo quiere que su bebé muera. Cuando una madre se niega a una inducción lo hace desde el convencimiento de que es lo mejor para su salud  y la salud de su bebé y probablemente esté muy bien informada. Así que, en todo caso, lo adecuado sería intentar comprender sus razones desde la escucha empática. Tras años de investigar sobre el tema le puedo asegurar que hay razones de mucho peso científico para negarse a una inducción si la indicación es dudosa.

Sé que esta mamá finalmente ha dado a luz por cesárea por no progresión, y que su bebé estaba perfectamente. No puedo entrar a discutir la indicación de la cesárea, pero sé que esta madre lo tenía todo en contra desde que una juez ordenó que le robaran su parto. Por desgracia el dolor y sufrimiento de las madres en sus partos y pospartos sigue siendo invisible a los ojos de la mayor parte de la sociedad. Afortunadamente esta madre no va a estar sola, hay una legión de matronas y madres dispuestas a ayudarla en todo lo posible. Somos ya una red enorme de profesionales y ciudadanas empeñadas en reclamar estos derechos en salud sexual y reproductiva que usted dice defender. Por eso le ruego se informe y estudie con rigor el tema antes de seguir diciendo barbaridades semejantes.

Atentamente,

Ibone Olza

Doctora en Medicina y especialista en Psiquiatría.

Cofundadora de la asociación El Parto es Nuestro

38 Comments

  1. Cristina says

    Maravilloso Ibone!!! No podría estar mejor escrita! Como usuaria militante de esta causa, la lucha por un parto respetado, estoy de acuerdo al 100%. Gracias!!!

  2. Isabel Gutiérrez del Campo says

    ¿Qué más puedo decir? Sólo sumarme a tu discurso, como siempre basándose en datos y expresado de forma respetuosa.

  3. Pilar de Armas Díaz says

    Suscribo todo Ibone. La libertad de las madres bien informadas, que hablan en su nombre y el de sus bebés, siguen sin ser valorada ni respetada. Vaya mi apoyo para ella en su dolor. Para ti en tu valentía de siempre. Un abrazo.

  4. una madre q lo hace lo mejor q sabe says

    Gracias Ibone,
    me toca lo q dices de la muerte fetal. Yo llegué al hospital de Jarrio, tb en Asturias, con la bolsa rota y contracciones. 0 indicios de sufrimiento fetal, monitores correctos y aguas limpias. Lo primero q hicieron fué dejarme claro q si no paria en 10 horas me inducian, (las 24 horas protocolares no servían, xq a las 5 de la maňana no me iban a inducir).
    yo no quería la inducción, xq era consciente de los riesgos y sabía q todo estaba bien. Ahí empezó a salir la muerte fetal. Todo conducía a muerte fetal. En menos de media hora estaba muerta de miedo y sin contracciones.

    Yo quería dar a luz en el hospital, pero me habían asustado tanto q el parto se había parado por completo. Después del trato que recibí, todas las fibras de mi cuerpo y mi conocimiento (no soy ninguna ignorante, a pesar del deseo del ginecologo de Cabueňes, q tras un aborto espontaneo recomendo q no leyese tanto), me decían q saliese de allí.

    Y así lo hice.

    Tuve la buena fortuna de contar con la ayuda de dos matronas profesionales, q supervisaron y acompaňaron mi parto, q sucedió de forma natural y sin ninguna intervención 2 dias después en el calor de mi casa.

    De las 15 mujeres con las q asistí a la preparación al parto, fui la unica sin cesarea.

    Esto q ha pasado en oviedo, me podría haber pasado a mi tb. Me imagino la policia en la puerta. Pero la matrona del turno de maňana q firmó mi alta voluntaria, no estaba en absoluto alarmada con mi decisión, me deseo suerte y no me causó ningùn estres mas del q ya tenía.

    Cada vez q se menciona la muerte fetal y se trata a la madre de temeraria, se falta al respeto de todas las madres, q informadas y conscientes empiezan una batalla no deseada, por el bienestar y la salud de su criatura. Yo quería parir en un hospital y de haber habido la mas mínima duda real, hubiese sido la primera en subir al coche. Pero no era real. Era tan real como el riesgo q le supone a una mujer embarazada poner un pié en la calle y salir a trabajar. Así q un poco menos demagógia y mas profesionalidad.

    Gracias x vuestro trabajo. Por desgracia, como en tantas cosas, habrá q seguir luchando.

    • Insisto es un riesgo real… y tan real… dos bebes y una madre muriendo en mis brazos por una complicación en un parto vaginal tras un embarazo normal y sin riesgos… eso en 20 años de experiencia es poco pero tan real y tan duro que no se olvida…. lo siento pero si es real!

  5. Gracias Ibone. Nunca fallas, siemopre ahí. Con tu permiso, comparto y difundo tu carta para que aquellas mujeres que no te conozcan, puedan tenerte como referente. Aunque creo que eres de sobra conocida por tu trabajo y tu lucha, quedan muchas mujeres que todavía están despertando y siendo conscientes de la realidad. Un abrazo.

  6. Gracias Ibone por esta carta, por ponerle palabras a lo que hemos sentido tantas mujeres al oír esta horrible noticia.

    • BRAVISIMO IBONE!!!
      Clara, contundente, con soporte cientifico. Te apoyamos y felicitamos por estar aquí, en esa primera linea igual que le decimos a esa mamá y su bebé que estamos a su lado de todo corazón.

  7. Teresa Escudero Ozores says

    Como compañera médico, firmo contigo esta carta, y hago mías una por una tus palabras, queridísima Ibone. Y me pongo a tu disposición para hacer ruido donde sea necesario. ¡Abrazos mil!!

  8. Isabel Zabalza Goñi says

    Mil gracias Ibone!!! No se puede callar por mas tiempo la indignacion e impotencia que produce esta situacion Lo comparto.

  9. Alícia says

    No, no estoy de acuerdo muchas cosas… pero es lo de menos, pero espero que como médico hayas estudiado las “Emergencias obstétricas”… no son urgencias, son emergencias y en estos casos el tiempo es oro, he vivido muchas y te puedo asegurar que en todo tipo de embarazos y partos (de Riesgo, sin riesgo, partos naturales, inducidos, instrumentados…) y ninguno de ellos hubiera tenido un final feliz si no estuvieran en un hospital con obstetras, anestesistas, hematólogos, intensivistas, pediatras y demás sanitarios imprescindibles y necesarios en estos casos.. son emergencias, la mayoría imprevisibles y muchas de riesgo vital para madre e hijo… no, no estoy de acuerdo con los partos en casa… podéis luchar por conseguir el parto que deseáis en el hospital… pero nunca defendáis el parto en casa.

    • Susana Leis says

      ¿Y cómo puede ser que tantos países desarrollados lo recomienden y lo fomenten? ¿Cómo puede ser que la evidencia científica avale el parto en casa? ¿Cómo puede ser que los datos de muerte perinatal de partos en casa y en el hospital se salden a favor del parto en casa? Si lo único que haces es ver partos instrumentalizados no tienes toda la información y tienes una opinión sesgada.

      • Alícia Martínez romero says

        Perdona…. pero gracias a dios he visto muchos más partos naturales que instrumentalizados, muchos más partos realizados por matronas que por ginecólogos, muchos más partos vaginales que cesáreas… en el hospital no estamos esperando a las gestantes con un cuchillo en la mano para agredirlas ….pero he tenido que actuar en algunas emergencias y la gran mayoría han salido adelante gracias a la inmediatez de las actuaciones sanitarias… y cuando hablo de inmediatez hablo de minutos … incluso segundos…. no de tener que llevar a la madre o al hijo en un coche o una ambulancia a pocos kilómetros o metros…
        está claro que el la gran inmensa mayoría de los partos son naturales y sin problemas, pero si aparece un problema estás poniendo en riesgo la vida de tu hij@ y la tuya propia … son pocas pero existen y poner todos los medios a tu alcance para si aparecen resolverlas, es tu responsabilidad y la nuestra…

      • Los profesionales sabemos casi todo lo que puede pasar en un parto, pero eso no es óbice para saltarnos las decisiones de ninguna mujer. Estamos ahí para cuando decidan querer nuestra atención, no para obligar a nadie. No podemos pensar que por tener una titulación tenemos en nuestro poder la verdad absoluta y sobre todo no podemos decidir por los demás.

    • Gracias por poner un poco de cordura en este tema. No soy médico, pero sí madre de cuatro hijos, y jamás se me hubiera ocurrido parir en casa. Mi madre dió a luz en casa de mi abuela a sus cuatro hijos, hace años, cuando eso era lo normal y en los dos últimos partos estuvieron a punto de perder la vida ella y mis hermanos. Parir en casa, cuando en los hospitales disponemos de medios y de magníficos profesionales me parece una temeridad.

  10. Alicia Martínez says

    No estoy de acuerdo en muchas cosas, pero no es lo importante… como médico quizás habrás estudiado las “emergencias obstetricas”, si no lo has hecho te lo recomiendo. Yo si las he estudiado y las he vivido y sufrido… no son urgencias, son Emergencias, es decir el tiempo no es que sea oro, los segundos son diamantes! Pues en esos casos de riesgo vital para la madre y el feto que he vivido estoy convencida de que el resultado en todos los casos hubiera sido fatal si no hubieran estado en un hospital. En un hospital con obstetras, pediatras, anestesistas, hematólogos, radiólogos, intensivistas, enfermeras, matronas, auxiliares, celadores…. y en algún caso hasta 40
    Sanitarios dedicados a ese caso en un periodo de tiempo pequeño pero vital…y si, en muchos casos era un embarazo normal, sin riesgos, sin complicaciones… pero las emergencias son así… imprevisibles…
    Por eso me niego a aceptar que la única solución sea parir en casa con la ayuda de un@ matron@ o incluso un@ ginecolog@ … luchad por el parto que queráis … pero en un hospital!

  11. Estoy totalmente de acuerdo. Las personas que tenemos experiencia en obstetricia sabemos que en poco tiempo se puede complicar un parto con consecuencias graves para madre y bebé . Si en los últimos 40 años ha disminuido la morbi/ mortalidad materno/ fetal …será porque no se está haciendo tan mala obstetricia en nuestro país. Es muy romántico parir en casa pero no es seguro..Humanicemos todo lo posible los hospitales, pero por favor no volvamos a los partos de nuestras abuelas…
    Un saludo

    • No comparemos los partos en casa de ahora, acompañados de matronas formadas, equipadas para hacer frente a posibles complicaciones, preparadas para detectar problemas que sí requieran traslado hospitalario (con coche a la puerta y hospital cercano, si no no te atienden en casa), embarazos controlados y de bajo riesgo, etc, con los partos en casa de nuestras abuelas. Leed un poco antes de dar opiniones tan contundentes, por favor, veréis cómo la evidencia científica NO va en la misma línea de lo que defendéis. Un saludo

      • Alici a Martínez Romero says

        Yo estoy formada y muy formada en emergencias obstétricas y neonatales y te puedo asegurar que en en una casa no podría hacer ni la tercera parte de lo que hago en un hospital… es una casa … no es un hospital… es imposible tenerlo todo , y falta lo más importante, la ayuda de un montón de sanitarios que convierten los minutos en segundos … 10 manos ayudan más que dos …
        Insisto, luchad por el parto que queráis pero hacedlo en el hospital…

  12. En enlace que pones que defiende el parto en casa solo habla de los embarazos de BAJO RIESGO, y uno de 42 semanas no es de bajo riesgo. Todo el mundo sabe que en ese tiempo la placenta se puede volver tóxica y darle hipoxia al feto, pero pars ti es más cierto lo que una mujer “sienta” antes que lo que diga un profesional de la salud y vas de “científica”. Esta columna es un intento de estafa que pretende escudarse en evidencia científica tergiversandola, lo mismo que hacen los movimientos antivacunas.

  13. Como psicóloga perinatal, educadora de parto y madre de una niña cuyo nacimiento también fue violentado, adjunto mi preocupación y maxima alerta. Con dichas investigaciones y meta análisis realizados en serias instituciones, deberíamos cambiar el lente, modificar la práctica y pensar, dentro de los cuidados, en prevenir en Salud. Sin generar perjuicios, daños emocionales difícilmente reparables… en fin. Mi experiencia me llevó a la misma lucha como tú, Ibone y tantas profesionales y mujeres. Ayudar, mostrar, concientizar, preguntar, mover antiguas estructuras. Acompaño y seguiré apoyando, cuidando y acompañando. Abrazo desde Uruguay. Seguro muchas mujeres uruguayas se suman a esta carta abierta.

  14. María Dolores Navarro Ruíz says

    Totalmente de acuerdo con.Ibone.
    Muchas gracias x defendernos a todas, mujeres y profesionales.

  15. Muchas gracias por ser la voz de todas. Lo que han echo con esta mujer es una violación… De su cuerpp y su voluntad…. Siento terrible tristeza de tener que vivir un momento como este, aunque sea en carne de otra mujer. Jamás elegiría parir en casa…. Pero me parece aberrante que la voluntad de un ser adulto y amparado se haya visto violada con tanta impunidad. Sobre nuestro cuerpo no se deberia legislar nada.

  16. Eskerrik asko Ibone.
    Como siempre un placer leerte. Como matrona,no puedo estar mas de acuerdo contigo,como madre que ha dado a luz en casa,tan a favor de lo que dices…
    Un abrazo enorme. Solo así pueden cambiar las cosas.

  17. Ojalá llegue el día en que todas podamos elegir donde parir y que ese lugar, ya sea un hospital, casa de partos o nuestra casa, se nos respete y nos dejen parir sin reloj, sin miedos y sin violencia. Mientras siga existiendo la violencia obstétrica, las mujeres seguiremos queriendo parir en casa, porque el amor nos mueve y en amor y paz queremos que nazcan nuestras crías. Porque protegemos a nuestros bebés y a nosotras parimos en casa.

  18. Gracias Ibone por defender a las mujeres. Soy matrona y creo que las mujeres tenemos derecho a decidir sobre el hecho fisiológico que es el parto. Los profesionales estamos al servicio de nuestros pacientes y no al revés. El parto no es un negocio.

  19. Gracias Ibone! Desde Chile apoyamos y sumamos fuerza para proteger los derechos de las mujeres a tener una experiencia positiva en el parto, nacimiento y maternidad.

  20. gracias Ibone!, totalmente de acuerdo con tu carta.
    Las Mujeres no estamos locas, sabemos lo que queremos, nos informamos y decidimos lo mejor para nuestras criaturas.
    Reconemdaria a nuestra Ministra , revise la evidencia científica

    .

  21. carreterazen says

    Hola Ibone! soy pedagogo y disfruto mucho leyendote, porque siempre aprendo a mirar los procesos vitales de las mujeres y a la infancia desde una perspectiva más humana, respetuosa. Mil gracias.

  22. Bernardita says

    Gracias por la lucidez de tus palabras, por ponerle nombre y descripción al dolor invisibilizado por años, que ayuda a tantas mujeres a poner en su lugar y comprender experiencias de trauma obstetrico.
    Y gracias por la defensa generosa que haces a las mujeres en un momento de vulnerabilidad.

  23. Como madre de un bebé muerto me parece vergonzoso que hables de “la carta del bebé muerto” como si fuera un mito, algo improbable. Es una dura realidad que por lo visto se intenta ocultar para dar paso a esa visión ideal de lo que es el parto. Busquemos por favor un equilibrio. No a la violencia obstretica, pero también No a idealizar el parto. Un parto de 42 semanas es de alto riesgo por un millón de razones por muy bien que vaya el emvarazo. Si alguien quiere parir en casa que lo haga, pero por favor, seamos realistas cuando hablamos de la situación. Y hablemos de los riesgos sin minimizarlos.

    • Alícia Martinez says

      Todo mi apoyo por tu pérdida… yo tengo en mi mente tres bebés muertos y dos madres muertas… llevo muchos años intentando que no ocurra pero ni sus nombres ni sus caras se me olvidarán nunca…y me animo a pensar en los que estando en riesgo vital salieron adelante.
      Las complicaciones de un parto “normal” después de un embarazo “normal” son muy poco frecuentes pero existen y ponen el peligro la vida de dos personas… yo no juego a la lotería si uno de los premios es que se muera mi hijo…
      Quizás en los hospitales no exista todavía el parto “ ideal” por el que lucháis (qué dicho sea de paso…dudo que exista un parto ideal, se sufre y mucho…) pero eso no significa que pongáis en riesgo vuestras vidas y la de vuestros hijos… luchad por el parto que queráis pero en el hospital!

  24. Pachu says

    Ibone, como madre de dos niños nacido es una casa de partos, rodeada de amor, confianza y profesionales de primer nivel te doy la gracias. Por mi y por mis hijas para que ellas puedan tener el parto que desean.

  25. Lady Vaga says

    Querida Ibone:

    Jamás pensé que tendría que volver a escribir sobre estos asuntos. He intentado abstraerme, finfir que no me afectaba, pero ha sido imposible. Cuanto más sabía sobre este caso, más me escandalizaba. Parece que vamos de mal en peor. Gracias por poner palabras sensatas a unos hechos tan terribles. Necesitamos, hoy más que nunca, unirnos y continuar la lucha.

    Siento que haya compañeras médicas que no nos entiendan y se amparen en los posibles riesgos. Sé que buscan lo mejor en su trabajo diario y que, como ha dicho Alícia, no se puede olvidar la cara de una mujer o un bebé muertos en el parto. Y lo sé perfectamente, porque mi hermano murió en el octavo mes de gestación, en el hospital. Los riesgos están ahí, siempre. Vivir es un riesgo. Pero no podemos, por ello, pasar por encima de las decisiones de una madre, sobre todo cuando a esa mujer se la ingresa contra su voluntad y se la deja una hora, UNA HORA, en Urgencias. ¿Dónde estaba ese riesgo inminente que justificaba la escolta policial hasta el hospital?

    Por favor, que nadie se arrogue el derecho a decidir por una mujer que lleva en el vientre lo que más quiere. El debate no es “parto en casa vs. parto en hospital”, sino “decisiones informadas vs. médicos que la quieren tener muy grande”.

    Y no sigo, que me caliento.

    Como siempre, admirándote rendidamente, se despide
    Lady Vaga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.