¿Dónde estabas, Madre, cuando los Padres decidieron que otros seres humanos que no eran ellos mismos se podían trasladar, exponer, vender, alquilar, prestar y hasta matar?

Victoria Sau

Un recién nacido en una bolsa de la compra. Desde que vi por primera vez la imagen no me la he podido quitar de la cabeza. Me remueve, me interpela, me sacude, me mueve a la acción. Se titula VIDA y su autora es Ana Álvarez-Errecalde. Forma parte de su nuevo y magnífico trabajo: Object-ivity.

Al igual que la imagen, estas palabras de Victoria Sau resuenan en mi mente cada vez que pienso en los bebés gestados en vientres de alquiler:

En el patriarcado, todo el mundo está huérfano de madre.

Huérfanos de madre. Separados de la madre nada más nacer y sin derecho a ella ni a su abrazo. De por vida. Vendidos, comprados. Con contrato de garantía y derecho a devolución.

En los próximos días se celebrará en Madrid una feria destinada a esta aberración. Parece mentira que, siendo la subrogación ilegal en España, se permita esto, ¿imagina alguien una feria dedicada a la compra venta de órganos humanos?

Concentración contra la feria de vientres de alquiler.

 

 

Si te gusta, comparte

Share on facebook
Share on twitter
AVISO: No se aprobará ningún comentario que incluya insultos.

28 comentarios en “Huérfanos de madre: el negocio de la gestación subrogada”

  1. ¿Y qué hay del microquimerismo fetal? ¿No significa nada?
    ¿Y es lícito alquilar un órgano o una persona pero no venderlo? ¿Qué diferencia hay?
    ¿A donde vamos a llegar con tal de tener hijos si o si? ¿Es tan importante lograr un hijo biológico que para ello recurrimos a convertir personas en objetos gestadores?
    ¿Qué pasa con la infertilidad cuando no se tiene dinero? ¿Habrá subvenciones para comprar vientres?
    Quizás podría aceptar la gestación subrogada entre familiares y sin mediar jamás dinero de por medio, un acto altruista como quien dona su sangre o un riñón… Pero llegar al extremo de comprar una gestación para satisfacer un deseo egoista me parece deleznable.
    Alguien por ahí mencionaba los orfanatos: pues precisamente la gestación subrogada no ayuda para nada a su desaparición. Por fortuna todavía quedarán personas dispuestas a adoptar y amar a su hijo sin necesidad de compartir el mismo ADN, y a aceptar todas las peculiaridades de un hijo adoptado como persona separada de su madre a edad temprana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *