learning-from-voicesEleanor Longden estaba en la universidad la primera vez que escuchó una voz que le hablaba en su cabeza y comentaba lo que ella hacía. Lo que siguió fue lo habitual en estos casos: primero se lo dijo a una amiga, esta le pidió que fuera al médico,  este a su vez la derivó al psiquiatra y allí comenzó todo un infierno. Diagnóstico de esquizofrenia, ingresos, medicaciones y un deterioro cada vez mayor. «Estarías mejor con un cáncer que con la esquizofrenia, porque es más fácil curar el cáncer que la esquizofrenia», refiere que le llego a decir su psiquiatra. El caso es que en algún momento Eleanor tocó fondo y con mucha ayuda comenzó a comprender que tal vez las voces que oía tenían algo que decir. A partir de ahí empezó a escucharlas y a integrarlas como partes de su psique o mensajes de su alma que su mente consciente había silenciado.  Sus voces eran una respuesta lógica a traumas infantiles. Diez años después de escuchar la primera voz se graduó como Psicóloga y empezó a trabajar en Salud Mental. Ahora forma parte de la red internacional Hearing Voices, Oyendo voces, una potente asociación que lucha por apoyar y defender a las personas que oyen voces o perciben sensaciones inusuales .  El video en el que cuenta su experiencia me ha conmovido y sobre todo me ha dado mucha esperanza.  (Aunque no tiene subtítulos en castellano se puede leer el texto íntegro en inglés en el mismo sitio).

[ted id=1800]

Como psiquiatra me resulta muy duro trabajar en las condiciones actuales y sueño con una revolución de la psiquiatría similar a la que está viviendo la Obstetricia. No entiendo cómo es posible que las y los pacientes y sus familias se quejen tan poco ante tantísimo maltrato institucional. Me deprime comprobar como la relación terapéutica, las psicoterapias y los abordajes holísticos están desapareciendo para ser sustituidos por un discurso reduccionista que ni siquiera considera la psicobiografía de los individuos, sus relaciones tempranas o su entorno sociofamiliar.  Pareciera que la industria farmacéutica hubiera ganado definitivamente la partida, por eso cuando veo testimonios como el de Eleanor Londgen recupero la esperanza y sé que como en tantas otras áreas, la revolución de la psiquiatría liderada por l@s usuari@s está al caer.

Si te gusta, comparte

Share on facebook
Share on twitter
AVISO: No se aprobará ningún comentario que incluya insultos.

12 comentarios en “Oyendo voces”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *