En el Reino Unido el debate ha vuelto a saltar a la palestra a raíz del drama de Felicia Boots, una madre con una depresión posparto tan grave que asfixió a sus dos hijos de 14 meses y 10 semanas respectivamente. Había dejado de tomar el tratamiento antidepresivo por temor a que la medicación dañara a su bebé a través de la leche. La prestigiosa revista Lancet ha dedicado todo un editorial al tema: Sacar la depresión posparto de las sombras, insistiendo en la necesidad de cuidar la salud mental perinatal, todavía rodeada de estigma y creencias erróneas.

Hace un par de años asistí en el congreso de la International Marce Society en Pittsburgh a una de las mesas redondas más impactantes de mi vida. En ella Jane Honikman, fundadora de PostPartum Support International explicó la experiencia de un grupo de apoyo virtual para madres encarceladas tras haber asesinado a sus bebés. Casi todas estas madres lo habían hecho estando gravemente deprimidas o psicóticas, con alucinaciones y delirios propios de las psicosis puerperales. La mayoría no habían recibido ningún tipo de asistencia psiquiátrica, y sólo tras meses o años en prisión al mejorar espontáneamente sus enfermedades habían podido ser conscientes de su tragedia. En aquella mesa se leyeron varios mensajes de aquellas madres: nunca lo olvidaré. Desde entonces sigo preguntándome que pasa con esas madres en nuestro país, donde la atención a la salud mental perinatal brilla por su ausencia.

No hay estudios ni estadísticas. No sabemos que pasa, sólo de vez en cuando escuchamos una noticia casi siempre mal explicada en forma de suceso en los medios. Madres que matan a sus bebés en el primer año de vida o incluso recién nacidos que aparecen muertos en algún contenedor. No hay redes especializadas. Sólo en Francia hay más de doce unidades de hospitalización madre bebé para tratar estas patologías, en nuestro país no hay ninguna. Apenas tenemos programas de salud mental perinatal. Muchas de las personas que ofrecen apoyo o atención psicológica a puérperas no tienen ninguna formación en salud mental y a menudo recomiendan tratamientos que en el mejor de los casos son estafas inocuas (por muy «naturales» que parezcan) y en el peor peligrosas al recomendar además el abandono de tratamientos farmacológicos eficaces.

La maternidad se idealiza. Las portadas de las revistas donde las famosas cuentan su felicidad tras dar a luz son de poca o nula ayuda. Ser madre puede ser maravilloso, pero también puede ser tremendamente difícil y dolorosamente agobiante. El postparto puede ser un momento terrible, y en algunos casos extremos terminar en suicidio de la madre o infanticidio. Nadie quiere hablar de ello, preferimos no pensarlo siquiera, y con ese silencio no favorecemos la prevención ni el tratamiento.

Llevo tiempo intentando investigar sobre este drama pero me está resultando muy difícil avanzar. Iniciamos un programa de psiquiatría perinatal que prácticamente ha dejado de funcionar. A veces me rindo y me dan ganas de tirar la toalla y luego pienso en el infierno que viven muchas madres y entiendo que sólo podemos seguir avanzando hacia adelante. Visibilizando el sufrimiento que muchas veces conlleva el puerperio, creando redes, hablando, y sobre todo formando a los profesionales, como pretende la sección española de la Sociedad Marcé. Queda tantísimo por hacer que no podemos detenernos.

 

Si te gusta, comparte

Share on facebook
Share on twitter
AVISO: No se aprobará ningún comentario que incluya insultos.

19 comentarios en “Infanticidio”

  1. Hola Ibone, Soy una «fan» de tu trabajo. Gracias. Soy psicóloga y llevo años especializandome en psicología perinatal. En mi centro movemos cursos de pre concepción, embarazo, preparación al parto y crianza en los que se integra siempre la parte psicológica y emocional. Totalmente de acuerdo contigo en que falta mucho por hacer. Poquito a poco. Vamos a ello. Que cada vez las mujeres encuentren mas y mejor apoyo.
    Un abrazo

  2. Pingback: Negación del embarazo « Ibone Olza

  3. Hola. Muy necesaria la informacion. Yo tengo casi 40 años, soy empresaria y me considero muy estable, pero los dos primeros meses despues de parir me pasaron cosas que no podia explicar a nadie. Realmente tenia alucinaciones y una gran depresion de la que sali yo sola, pero eso no era normal. Estaba muy asustada… y sola.

    1. Gabriela Serrentino

      Tremendo lo que cuentas Eva. ¿Cómo estás ahora? Yo la pasé muy mal con mi 3 er hija, la verdad fue una sorpresa para mí encontrarme en una situación interior muy difícil de describir. También salí sola, por suerte lo atravesé. No se lo deseo a nadie. Leer a Laura Gutman me ayudó mucho. Mejor hubiera sido encontrar ayuda real, pero en mi entorno no fue posible. Saludos Eva.

  4. Pingback: Prevenir infanticidios | Ibone Olza

  5. Solo podemos elegir la humilde decisión de… no retroceder!

    Somos muchos, muchos pocos, pero muchos pocos en muchos sitios acaban consiguiendo cosas… que igual acabarán de hacer nuestros hijos, o los hijos de nuestros hijos… pero se acabará de hacer bien… seguro!

  6. Pingback: La psicosis puerperal es una enfermedad que mata bebés y madres. | Ibone Olza

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *