El mito de la belleza y la domesticación de las niñas

«La dieta es el sedante más potente de la historia de las mujeres» 

Naomi Wolf.

Esta frase se me quedó grabada cuando a principios de los noventa leí el libro (imprescindible) «El mito de la belleza«, de Naomi Wolf. En el explica detalladamente como, por culpa de la presión para estar más delgadas, una legión de mujeres brillantes en vez de comerse el mundo y llegar donde les de la gana van a pasar casi toda su existencia amargadas, peleando contra sus cuerpos, haciendo dietas, operándose, sufriendo mucho o incluso muriendo demasiado pronto. Y sobre todo, esa legión de mujeres (muchas de las cuales ni siquiera llegan a estar enfermas desde el punto de vista médico) no van a tener fuerza, energía, ni ganas de competir con sus rivales masculinos, no van a alcanzar puestos de poder, ni van a poder rebelarse ante la tiranía de la belleza. Van a vivir sumisas, anuladas, o domesticadas.

Más tarde me tocó tratar durante años a cientos de chicas jóvenes con graves trastornos de la conducta alimentaria y comprobar hasta que punto lo que describía Naomi Wolf es una realidad absoluta. Ante imágenes como esta que muestra lo que significa ser unaBarbie real es obvio que el efecto de la presión por estar delgada es mucho mayor de lo que se suele pensar.

Ahora, como madre de tres adolescentes sigo muy preocupada por como combatir la infinita presión social en pro de la belleza artificial, la delgadez y la sumisión a esa demoledora tiranía.

Así ando preparando una presentación con la que aportar mi granito de arena y contrarrestar o al menos hacer pensar a los y las jóvenes sobre lo irreal y peligroso del modelo de belleza actual.

Me vienen a la cabeza cantidad de imágenes. Empezando por las muñecas: la Betty spaguetti o las deseadas y terroríficas Monster High, ¿somos conscientes del modelo que estamos inculcando a l@s más pequeñ@s?

En revistas para adolescentes he leído consultas como «Tengo quince años y quiero hacerme las ingles brasileñas, ¿cómo puedo hacerlo?». He conocido a mujeres menores de edad deseando cumplir los 18 para hacerse la depilación láser integral o aumentarse el pecho. Niñas pequeñas bronceándose con rayos UVA para la primera comunión.

Mujeres adultas protestando por los problemas con sus implantes mamarios, denunciándolo sin poder siquiera darse cuenta de que no necesitaban ningun implante, de que los implantes mamarios nunca son necesarios.  Artículos en revistas de divulgación de psicología en los que se afirmaba que «no querer maquillarse puede ser un síntoma depresivo«. Escaparates como este en pleno centro de Madrid con maniquíes imposibles. Chicas o mujeres caminando a duras penas con unos taconazos de vértigo que torturan los pies. Y una mayoría de niñas que piensan que lo mejor que pueden ser de mayores es GUAPAS.

Algunas -poquísimas- empresas desde la publicidad han intentado transmitir un mensaje diferente , algo más crítico y saludable. Me viene el recuerdo de la antigua campaña de Body Shop  a finales de los 90 con su simpática muñeca Ruby la antibarbie y aquel bonito eslogan: «en el mundo hay 3.000 millones de mujeres y sólo ocho son supermodelos«.

Y más recientemente las campañas de Dove por una belleza real  o la de Nike con su video «Suda el jamón» que os pego a continuación. De la campaña de Dove me quedo con esta frase: «Habla con tu hija sobre la belleza antes de que lo haga la industria».

Añadir que creo que aunque esta presión afecta mucho más a las mujeres que a los varones, cada vez son más los hombres también obsesionados con alcanzar un cuerpo bastante irreal o los chicos que desean tener una «tableta» abdominal como principal objetivo personal. Muchos tomando incluso fármacos bastante peligrosos para lograrlo o machacándose literalmente en los gimnasios.

¿Cómo se combate todo esto? Probablemente empezando por nosotras mismas, revisando nuestros conceptos y comentarios sobre nuestro aspecto, celebrando la belleza en diversidad de cuerpos, formas, tamaños y edades. Protestando, denunciando, cuidando, hablando con nuestros hijos y nuestras hijas. Comiendo juntas, apagando las televisiones, mostrándonos tal y como somos.

Y vosotras y vosotros ¿que opináis?

[youtube=http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=knEIM16NuPg]

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=Ei6JvK0W60I]

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=97vkcB7VK0Y&feature=related]

[youtube=http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=4913hf9RprU]

Si te gusta, comparte

Share on facebook
Share on twitter
AVISO: No se aprobará ningún comentario que incluya insultos.

127 comentarios en “El mito de la belleza y la domesticación de las niñas”

  1. Reblogueó esto en 59's Site.y comentado:
    Me encanta esta entrada, desde «La dieta es el sedante más potente de la historia de las mujeres», hasta el final.
    Servidora pasó por una etapa de anorexia-bullimia que llegó al máximo a los 15 años. ¡Casi me mato, y todo! Como si el control sobre tu cuerpo lo pudieras tener, así de fácilmente, tú sobre ti. Controlas cómo adelgazar, qué ejercicios hacer… pero una vez que empiezas a bajar la pendiente, como no encuentres modo de parar (además, dioses del Olimpo, cómo odiaba mi cuerpo tan huesudo al final…) y volver a comer y beber (qué difícil fue… mi bullimia fue de ejercicio, no de vomitar, pero ¡mi propio estómago me hacía vomitar, porque no aceptaba la entrada de comida, los peores días del final!). Afortunadamente, tenía una amiga que me escuchó con una paciencia de la que yo me veo incapaz, y estuvo a mi lado todo el tiempo. Tuve muchísima suerte. Ella me animaba a comer aunque no quisiera ni, por ejemplo. Poco a poco, fui sobreponiéndome, leyendo, luchando contra estereotipos, viendo cómo compañeras mías de bachillerato soñaban con ser más delgadas. Hacían «operaciones bikini» y se jactaban a la profe de educación física de haber perdido un par de kg.
    Los anuncios, las mujeres que se venden son delgadísimas. Dije hace poco que el señor de H&M había publicado que «quería mostrar diversidad» (la verdad es que me alegré de ver a Beyoncé en las paradas de autobús, aunque no me gustaba cómo la habían colocado, no tenía una cabeza demasiado grande, ni unas piernas tan finas como las otras) en la misma frase que decía «hay mujeres delgadas que parecen sanas, y es con ellas con quien debemos seguir trabajando»…
    La discriminación a la gente «gorda» tampoco facilita la situación de los trastornos de conducta alimentaria de anorexia y bullimia: no sólo la obesidad mórbida, también el bajísimo peso te impide tener una vida en que puedas moverte y desarrollarte con cierta facilidad. Con lo que me pasó, al final, no tenía fuerzas ni para estar sentada. Ni despierta y tumbada durante mucho rato.
    Y querría poder explicar a lo largo de mi vida lo duro que es eso de pretender algo imposible, «fotos photoshopeadas en las revistas», como dicen los de Simple Plan en su canción «crazy», y al final darse cuenta de que lo que se podía conseguir es asqueroso e incluso te amenaza de muerte casi.
    Los vídeos no me terminan de convencer, Ibone. Los de Dove son bonitos, pero me parece hipócrita que esos cortos sean hechos por gente que se gana la vida con las insatisfacciones (aunque quizá sean menos peligrosas, porque simplemente te echas desodorante a mogollón) de las personas.

  2. Pues, yo les diré algo muy sencillo.
    Dejen de inventarse pretextos de la «presión social». Esas son puras patrañas. La presión social se la hacen ustedes mismas, no otros.
    Si no les gustara realmente esto de «ser bellas», si no sintieran aún masivamente que deben realizarse y destacarse mediante sus atractivos sexuales y la dependencia del varón, simplemente abandonarían todos sus afeites, maquillajes, prendas seductivas, se vestirían cómodas como nosotros y se pondrían a cosas más importantes.

    Hoy, como nunca antes, la mujer posee un entorno favorable a desarrollos superiores.
    Las leyes en la mayoría de las naciones les otorgan cantidad de derechos especiales, diferenciados, garantías y compensaciones para que puedan desarrollar potenciales que anteriormente debían relegar por su función biológica.
    Hoy, cualquier muer puede elegir no ser madre ni esposa para dedicar se a la ciencia o al arte, si eso desea.
    ¿Quién las obliga a andar por allí pintadas y apretadas como muñecas sexuales?
    Nadie.
    Deben hacerse responsables por sus propias decisiones y dejar de culpar a otros para justificarse y continuar con esas conductas.

    1. Torombolo, me parece que no has entendido el mensaje. No sé si sabes algo de antropología, aunque parece que no. No se trata de culpables, se trata de cultura. Se trata de que hay una presión para que todos nos ajustemos a unos patrones de lo que la sociedad espera de nosotros. Se trata de que escapar de ellos implica mofa, escarnio e inadaptación. Un saludo.

      1. es verdad que no podemos estar culpando a los hombres de nuestra falta de fuerza interna para combatir la presion que que menciona Ibone, pero como ella muy bien a respondido, no se trata realmente de culpar. Los hombres pobrecitos tienen monton de cosas que no pueden hacer, por ejemplo ser cariñosos con sus amigos varones, a veces lle digo a mi marido que no me molesta si tiene agujetas y se quiere hacer un masaje de espalda con sus amigos que sufren d elo mismo, pero ni se tocan. No se pueden abrazar ni decirse «que guapo te has puesto hoy, me encanta tu pantalón». Si no quieren parecer gays porque les parece que la homosexualidad es de mirar y no tocar, que a la minima se puden volver homos. Tampoco los machos pueden llorar en público tranquilamente, y que no trabajen duro ni tengan exito laboral, puede matarlos mas que a una mujer, pues muchos hombres no cultivan ninguna otra esfera de su vida a aparte de la laboral, el deporte como mucho…Por otro lado están empezando a depilarse, y sacar la tableta es tremendamente duro para ellos…, sin hablar de todo lo relacionado con la virilidad, pues temen mucho a la comparación o a criar hijos agenos y creo que de ahí viene su obsesión por la fidelidad en tantas religiones y en la vida en sociedad en general, en ellos la fidelidad es hombria en una mujer es guarrada…

        Tengo una amiga musulmana o por lo menos así lo fue hace 11 años cuando llego a Holanda a estudiar conmigo, ella llego según ella, lísta para ponerse el velo, porque ellas se preparan mentalmente, y espiritualmente, me dijo que segun su religión, en Indonesia, el velo implicaba que tocarles un dedo era como tocarles el sexo, ni mas ni menos, despues de ponerse el velo. El caso es que ella empezó a aplazar lo del velo, empezo a oir las barbaridades de las que hablabamos las latinas, y lo que hacíamos pecaminoso desde su y otras religiones, ver que no estabamos amargadas, ni tristes, sino mas bien risueñas y tranquilas, que no nos sentíamos utilizadas a raiz del sexo, ni menos merecedoras de la siguiente experiencia con el o la siguiente. Vamos flipó.

        El caso es que la chica empezó a trabajar, conocio un novio hinduista a quien mas tarde su familia casó, quedando ella muy mal pues ya no era virgen. Busco ayuda medica pues tenia que justificar su falta de algun modo pero como es de esperar, ningun medico le dio un certificado de virginidad perdida por causa de laa bicicleta! Sin embargo, se dió cuenta de que su familia en Indonesia, le «creia» su versión, y empezo a pensar que le creian porque les mandaba dinero. Nos lo comento a las latinas ( pues a las de su religion no podía…). Ella sigue viiviendo en Holanda, una vez superada su segunda ruptura con el siguiente novio paso a un tercero y así.

        Hace un tiempo me dijo: «No me ha gustado el rollito de volverme mujer occidental, mi madre dice que no puede conseguirme un marido de acuerdo porque los hombres no quieren una con resabios de occidente y además ya no le puedo echar la culpa de mi fracaso en la vida a mi padre o al marido como hacen las de mi cultura, todo es culpa de uno si uno es mujer occidental». Hay que verla ahora, se maquilla, usa sandalias, ropa roja y es muy sensual para posar. Sin embargo la pobre dice no ser ni una cosa ni otra y ella si se siente utilizada por los hombres. Yo creo que se gana y se pierde mucho con la multiculturalidad, pero seguro que ha ganado riqueza interior mi amiga, no paz, pero si criterio, ademas el sufrimiento educa. Yo le dije que no e culpe, que la presión social para todos es muy grande y que en todas partes se ganan cosas y se pierden otras. Tengo que volver a hablar con ella para saber como sigue y qqué piensa, es una historia muy común y a la vez muy personal de cada mujer emigraada a Europa, hoy en día.

  3. Pingback: El mito de la belleza y la domesticación de las niñas - Es mi fiesta

  4. Otra perlita más que pasan por divinity. http://www.youtube.com/watch?v=-rNfqulJDVU. Yo lo veo, cuando puedo resistirlo, es muy mal hecho, parece simulado, en fin… el programa mismo es un argumento a favor de tu excelente post.

    Cuidarse está bien pero si uno mismo sabe qué parte es tiranía y que parte realmente te hace sentir bien; y no siempre es fácil saberlo. Es muy importante tener en cuenta muchisimas cosas cuando se habla con las niñas: la forma de vestir : http://www.youtube.com/watch?v=KPUdzJMYYjg, controlada por las modas y las tendencias señalando al distinto, la depilación, el peinado, el maquillaje, los taconazos, bajo la hipocrecia del concepto salud, la flacura es modelo de belleza, las ideas de lo «sexy», la cosmetica y las arrugas, todo lo qu ehay para arreglar los daños colaterales de la maternidad, nunca, nunca se ven cuerpos reales de madres en playas para publicitar nada, que no sea como quitarseese problema de encima.

    He conocido un caso de un marido colombiano que de regalo de bodas a su mujer, le regalo implantes mamarios a una chica que mide 1.50mts…, y ella «feliz», la presión de «si no te cuidas, te cambian por una de 20», el concepto de supermujer «ella puede con todo: curra en casa y curra fuera y vete al gym a sudar el jamon…y ademas controla la crianza de tus hijos y se ademas una esposa cariñosa,por que si eres amargada, me voy con otra o mis amigotes; las ideas en todas las religiones monoteistas contra la infidelidad femenina, aceptando en cambio la masculina, los maridos de amas de casa que gotean dinero a sus mujeres que «no producen» ni hacen nada las mantenidas, descaradas que lo «unico» que hacen es en casa…, los exitosos hombres de negocios que exigen a sus mujeres subordinar siempre sus carreras a las de ellos porque ellos ganan mas…en fin, no alcanza la historia humana que queda para el desquite… les dejo un video que me ha mandado mi padre esta mañana, un poco pro yanki pero cierto en mucho sobre una mujer siria atacando al islam en sí mismo, cosa que análogamente se podría hacer contra las otras dos religiones monoteístas y contra las barbaridades que pasan en el induismo… la lista es infinita:

    http://www.youtube.com/embed/qhN0u8uKE-M

    Buenos días a todas ( supongo) pues hombres no machistas conosco pocos, entre los que destaco a mi padre, que cuando se metia a ayudar a su madre en la cocina de niño su padre decia a su madre que lo sacara, no vaya y fuera que se volviera Pollerón», es decir gay… y que ha gestado su lucha contra el machismo sufriendo las historias de sus pacientes mujeres. Eduquemos a los chicos también para que si no tiene el caracter para ser defensores de la mujer, lo sean por educación.

  5. Liliana González

    Yo fui bailarina de ballet, de hecho aún sigo bailando … crecí practicando la «estética de la delgadez» y subiendo a la báscula una vez al mes para mantenerme en el rango exigido. Sin embargo, tuve la fortuna de una maestra que también me explicó la importancia de estar saludable y bien alimentada: «enferma tampoco podrás bailar». Siempre recalcó que lo importante era sentirnos MUY felices de poder bailar, aunque no tuviésemos el rol principal. Ahora, que me desempeño como maestra de danza, yo también peso a mis bailarines cada mes … pero para controlar que no bajen de peso a límites anormales y que se mantengan muy saludables y felices. Son muchas las compañeras que vi enfermarse, tirar su comida, tomar sólo un té durante todo el día, verse esqueléticas y pálidas, malhumoradas y tristes. Gracias a Dios, a mi maestra y a mi familia, nunca tuve la tentación de llegar a tales extremos. Es muy difícil que los jóvenes no caigan en estos desmanes, sobre todo en un medio tan competido y exigente como la Danza. Ojo padres y maestros … hay que ayudarlos!!!

  6. Hola. Lo primero, muchísimas gracias por este artículo. Resulta gratificante leer críticas a la belleza artificial que impone constantemente la sociedad a nuestras niñas y a nosotras mismas. Todo está plagado de mensajes en las que la mujer es considerada sobre todo por cuestiones estéticas. A las mujeres se les ha comido tanto la cabeza con estar guapas para los hombres que son capaces de torturar, cortar y mutilar su propio cuerpo. Y lo peor de todo es que estas barbaridades se consideran normales!! Penoso… Pero como digo, me siento feliz de leer artículos críticos como éste. Un saludo! 🙂

    PD.: Añado dos links sobre trastornos de alimentación:

    http://psicopatologiaysalud.wordpress.com/2013/07/07/trastornos-de-la-alimentacion-i-anorexia-nerviosa/

    http://psicopatologiaysalud.wordpress.com/2013/07/14/trastornos-de-la-alimentacion-ii-bulimia-nerviosa/

  7. Llevo pensando en este asunto mucho tiempo, y hay algo que me llama poderosamente la atención. No tiene sólo que ver con la publicidad y las supermodelos, sino con cuán limitadas son tus opciones si es que no decides adaptarte a lo establecido.
    Obviamente, estoy pensando a partir de mi propia experiencia. Llevo años con trastornos de alimentación, he estado obesa, he sido bulímica. Midiendo 1,56 he pesado desde 48 a 85 kilos, ida y vuelta. Y un montón de cosas que no es necesario seguir enumerando.
    Luego de años en terapia psicológica y psiquiátrica, me siento mejor conmigo misma. Técnicamente estoy con sobrepeso, pero me siento bien, me siento bonita, me siento feliz. Años de tratamiento que se van al soberano carajo cuando voy a comprar ropa.
    En el momento en que te das cuenta que la talla XL no te cierra ni por si acaso, en el instante en que descubres que aunque bajes 5 kilos, la mayor parte de la ropa disponible en las tiendas grandes sencillamente no te sirve, gran parte de ese edificio de autoestima que has construido con tanto esfuerzo, empieza a temblar y algunos palitos se caen.
    En mi país, hay altos índices de obesidad. Si tu miras en la calle, y claramente diferenciados por zona geográfica y nivel económico, encuentras gente de lo más diversa, y mucha de ella tiene sobrepeso. ¿Dónde se compran ropa ellas, que tienen un cuerpo parecido al mío o aún más voluminoso? Mi observación -sesgada y rabiosa- me lleva a concluir que, sencillamente, se compran ropa que les queda apretada, que tal ves no se ve bien, o que a todas luces se percibe como sumamente incómoda. Es posible que esté pasando a llevar a muchas con mis comentarios, y no quisiera ofender a nadie… pero muchas de nosotras podríamos sentirnos infinitamente más cómodas y satisfechas si las tallas que venden las tiendas fueran tallas reales y diversas.
    ¿Para quién produce ropa la industria de la moda? ¿cómo es posible que se sigan enriqueciendo a partir de hacer ropa que el público masivo no puede usar? Y, de hecho, lo logran, y yo sigo sin saber cómo…

  8. Pues quereis q os diga: El problema alimenticio mas abundante el las sociedades occidentales es precisamente el sobrepeso y la obesidad. La anorexia y la bulimia es mucho mas minoritaria. De hecho, salid a la calle y contad las personas q tienen sobrepeso frente a las q tienen infrapeso severo, (no estar delgadas, eso no es tener peso bajo, eso es estar bien). Gana por goleada las primeras. Asi es a lo mejor, el problema no es q esté de moda la delgadez, sino q la mayoría estáis muy gordas, no lo queréis reconocer y os escudáis en esa tontería autocomplaciente de la «belleza real». Evidentemente, ni estoy como una modelo ni pienso estarlo. A mi no me pagan millones de euros por tener los muslos flacos. Pero si intento estar en forma y mantenerme dentro de un peso acorde con mi altura para no convertirme en una cerda cebada. Y en una sociedad sedentaria com la nuestra, un cano de belleza delgado evita q la gente pierda la referencia y pongan como gorrinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *