All posts filed under: psiquiatría infantil

Arno Stern y su amorosa mirada sobre el juego de pintar

La semana pasada Arno Stern me recibió en su atelier de Paris: el Closlieu. Desde que salí de allí a las once de la noche y empecé a caminar bajo la fina lluvia por Montparnasse llevo buscando las palabras para escribir esta entrada. No me resulta sencillo. Tal vez porque salí profundamente conmovida, sintiendo gratitud y esperanza a partes iguales. Dos horas antes, a las nueve, Arno me abrió la puerta del Closlieu y directamente comenzó a contarme como empezó a facilitar que los niños de un orfanato francés pintaran, allá por 1944, y lo que ha aprendido desde entonces. El y Michéle, su mujer, me ofrecieron toda una clase magistral. Yo le escuchaba esforzándome por hacerlo con atención plena intentando que no me distrajera mi emoción ni mis pensamientos sobre como es posible que este hombre de 95 años se conserve tan lúcido y vital. Casi lo logré. En varias ocasiones noté como se deslizaban las lágrimas por mis mejillas. Sus palabras me estaban impactando profundamente, todo mi cuerpo sentía que lo que él …

Escuchar a los bebés es un acto revolucionario

  Los bebés sienten, escuchan, perciben, saben, entienden, se emocionan, expresan, comunican. Los bebés aman. Dan. Ofrecen sonrisas, caricias, miradas, balbuceos. Regalan. Movilizan. Llenan. Los bebés tienen una presencia transformadora para los que les rodean, quieren y cuidan. Sin embargo, la negación que el mundo actual hace de las capacidades de los recién nacidos y bebés es brutal, tremenda y dramática. De forma bastante generalizada, se les (mal)trata como si no se enterasen de nada y como si no fueran a recordar nada. Pero no es así, lo que vivimos como bebés queda muy grabado en nuestra memoria aunque no se archive en forma de palabras. Son memorias preverbales, y precisamente por eso, corporales. Todos y todas llevamos en nuestro cuerpo y en nuestra piel recuerdos de cuando fuimos bebés. Los bebés perciben la emoción de las personas que les rodean. Saben perfectamente si quien les cuida o atiende está alegre y confiada o si, por el contrario, está triste o estresada. Por eso me parece tan importante, cuando hablo con compañeros pediatras, enfermeras, matronas, …

Un país sin psiquiatras infantiles

Según como se mire, soy una impostora. Llevo varios lustros presentándome o firmando como psiquiatra infantil pero en realidad no tengo un título que lo acredite. Mi título es de psiquiatra, a secas. Lo de infantil no lo pone, ni en mi título ni en ninguno en este país, porque en España la psiquiatría infantil no está reconocida ni existe oficialmente. Esa sorpresa yo me la llevé hace unos veinticinco años, cuando tras aprobar el MIR dispuesta a elegir psiquiatría infantil me enteré de que sólo podía aspirar a hacer psiquiatría y con suerte elegir un centro donde pudiera alargar mi rotación por infantil, que entonces era de cuatro meses. Yo descubrí la psiquiatría infantil en Bélgica, allá por el 93, cuando hice quinto de medicina de Erasmus en Bruselas. Por aquel entonces yo tenía vocación de pediatra. Hice dos meses de prácticas en pediatría, uno en Neonatología (y menuda huella me dejó) y otro en la planta de pediatría. Para mi decepción, apenas veíamos a los niños hospitalizados unos minutos al día: el resto …