Ser madre no es lo mismo que ser padre: la biología es políticamente incorrecta

La biología de la maternidad lleva camino de ser lo más políticamente incorrecto en estos tiempos. Decir, reconocer, que las mujeres gestamos, parimos, amamantamos, y que los bebés quieren estar con sus madres y en sus brazos significa exponerse a ser tachada de rancia o retrógrada o a recibir otros insultos y descalificaciones varias.

Por eso a veces, como feminista apasionada de la neurobiología, me siento como el niño del cuento que señala que el emperador va desnudo. Es obvio que no es lo mismo ser madre que ser padre, es obvio que nuestra realidad biológica es profundamente diferente, pero ya casi nadie se atreve a decirlo. Queda mal. Y sin embargo hay que decirlo, y hay que empezar a reconocer las necesidades de los bebés, esos grandes olvidados. Y no, para un recién nacido  o para un bebé de cinco meses no es lo mismo su madre que su padre. Les necesitará a ambos toda su vida, pero de formas y maneras muy diferentes, a distintos ritmos. Pero esto se quiere negar, ocultar, silenciar. Decir que el bebé necesita a su madre y quiere estar con ella es como digo lo más políticamente incorrecto que se puede decir ahora. Rompedor. Amenazante para este sistema que ha montado tremendo negocio precisamente a base de separar a los bebés de sus madres. Y sin embargo es así, los seres humanos, al principio de la vida necesitamos a la madre mucho más que al padre. Luego las cosas cambian: el rol paterno también tiene una neurobiología propia, y probablemente los padres sean necesarios e importantes para salir al mundo, tal vez sean imprescindibles, para explorar, para aprender, para que los pequeños empiecen a despegarse de la madre cuando empiezan a caminar y a hablar y salen ávidos de curiosidad al mundo cercano.

Por todo ello me declaro en contra de la propuesta de la PPiiNA, plataforma que aboga por unos permisos de maternidad y paternidad igualitarios, intransferibles y obligatorios. Les agradezco la intención: comparto profundamente su anhelo de una sociedad donde las mujeres no  nos veamos discriminadas en el mercado laboral por la posibilidad de ser madres, menos aun por serlo. Pero no creo que su propuesta sea la manera de lograrlo. Más bien creo que , como dice Patricia Merino en este texto La maternidad como cuidado, «al patriarcado no se le podía haber ocurrido un modo mejor y más simple de abundar en la devaluación de la maternidad frente a la paternidad.»

Desde la PPiiNA tachan de desequilibrio el que el permiso de maternidad actualmente dure 16 semanas y el de paternidad. Pero no, no es un desiquilibrio, es una diferencia.  Las madres gestamos, parimos y podemos amamantar, los hombres no.  Nuestro cuerpo se transforma con cada embarazo y así sigue durante meses o años. Los bebés necesitan contacto, cuerpo a cuerpo con la madre, mucha teta. A ser posible seis meses de lactancia exclusiva, y algunos años más combinada con otros alimentos. Las madres necesitamos, soñamos con, una sociedad que nos reconozca, que honre nuestra impagable función social. Es urgente. El principio materno universal es el de evitar el sufrimiento, no sólo el de nuestras criaturas, el de todos y todas.

Los hombres que desean compartir los cuidados de sus hijos ya lo están haciendo, de mil maneras, conozco muchos de ellos. Además obtienen un máximo reconocimiento social por ello, se les alaba y califica de padrazos. Con la propuesta de la PPiiNA, de llevarse a cabo, surgirían toda una serie de problemas añadidos. Si la madre no está con el padre, especialmente. Como ya está pasando con el delirante asunto (y dañino) de las custodias compartidas impuestas, ¡hay hombres que reclaman la custodia compartida desde el nacimiento! Pobres bebés.

Yo creo que si hablaramos de propuestas lo prioritario debería ser  alargar la baja maternal a seis meses, mínimo. Asi al menos podríamos mantener la lactancia exclusiva el tiempo que recomienda la OMS, UNICEF y la Asociación Española de Pediatría. Y reconocer, apoyar, flexibilizar de mil maneras para poder ir a trabajar con nuestros bebés si queremos, cuando queramos.  Ser creativos con las propuestas y soluciones. En cuanto a permiso parental, podría ser igualitario, tal vez, pero salvo las dos primeras semanas tras el nacimiento, el resto creo que tendría que ser a partir de los seis primeros meses, antes de los seis años. Que se lo pudieran coger cada vez que el bebé o niño pequeño lo necesita, cuando está malo, cuando empieza la escuela, cuando llega su hermano-a, etc…Es decir, en función de las necesidades y pasados los seis primeros meses, no antes. Sobre todo, creo que el permiso y la retribución tendrían que ser para quien cuida al bebé, incluso si es la abuela o la tía.

Seguro que me lloverán las críticas, pero, lo seguiré afirmando: ser madre y padre no es lo mismo, y todos los bebés quieren estar con sus madres o muy cerca de ellas.

Si te gusta, comparte

Share on facebook
Share on twitter
AVISO: No se aprobará ningún comentario que incluya insultos.

81 comentarios en “Ser madre no es lo mismo que ser padre: la biología es políticamente incorrecta”

  1. Buenos días.
    Sinceramente no entiendo muy bien cuál es tu lucha o tu historia personal. Imagino que para publicar algo así es porque no vives en pareja o no tienes hijos.
    Yo hubiera deseado tener a mi pareja los 4 meses de baja maternal. Los cuidados de los padre son imprescindibles antes y después del parto. ¿Quien quieres que nos cuide a nosotras y a nuestros bebés cuando no podemos movernos del dolor?Porqué tenemos que cargar solas con toda la carga de los cuidados de nuestros hijos, si podemos tenerlos a ellos a nuestro lado, ya que son los padres, y atenderlos cuando nosotras no podemos. Yo doy pecho a mi hija desde que nació. Ahora tiene un año y medio. Pero hay mil cosas más que dar el pecho. El padre ayuda y comparte, no es un rival en busca de un mayor reconocimiento. Creo que no tienes derecho a excluirlos y a hacer propaganda en contra de una baja paternal que nos beneficiaría a todas.
    Padres y madres somos genéticamente diferente. No es ningún descubrimiento. Eso lo sabemos desde que el mundo es mundo. Pero se trata de luchar por un bien común que son nuestros hijos y la crianza unida y en familia. Esa es la lucha. Yo no lucho por ser más valorada como madre a costa de quitarle derechos a los hombres. Luchemos por qué nos den a los dos, padres y madres bajas y facilidades para criar a nuestros hijos sanamente.
    Perdóname pero creo que hablas desde el desconocimiento.
    PD: Nunca me han tachado de rancia por dar pecho o abrazar a mi hija.

  2. Efectivamente como muchos argumentan no sé cual es su lucha personal. Yo hubiese dado todo porque mi marido hubiese tenido mis mismas 16 semanas. Bebé necesita teta si,pero esta perfectamente en piel con piel con papá a queen muchas veces ha escuchado desde la panza, a quien ha oído también desde que nació. Mamá puede recuperarse mejor y la familia integrarse a los cambios. No creo que ninguna pareja que haya tenido un hijo con amor desee que la mujer se quede en casa sola con la responsabilidad y agotamiento y que papa vaya a trabajar y llegue agotado a no dormir. Porque papá taburete se despierta. Si por algo habría que luchar sería porque además de un permiso igualitario y el progenitor que o desee puede acogerse a medidas adecuadas de conciliación familiar.

  3. Hola! Comparto tu opinión sobre que hombres y mujeres son biológicamente diferentes y los vínculos con el bebé – hijo diferentes según la etapa. Pero pienso que 16 semanas es muy poco tiempo de baja maternal (para padres y madres) en general, y que estaría bien que la alargaran para ellos y para ellas. Para ellas por el vínculo con el bebé, por beneficio del bebé, y durante el mismo tiempo para ellos también, porque esos primeros meses es mejor disfrutar la familia entera junta y porque en cuanto a gestión y logística también simplifica. Ah, y también así se acabaría la gaita de «se viene mi madre a casa con nosotros un mesecito» y ese tipo de chorradas a las que debe recurrir la gente porque hay que volver al trabajo en 2 semanas…

  4. Marién Perea Iglesias

    Me alegro muchísimo de haber encontrado este artículo porque dices exactamente lo que yo pienso y llevo peleando desde que se empezó a hablar de este tema. Querer defender otra cosa es negar la evidencia. Un abrazo y pasa de las críticas.

Responder a luisi Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *